La Subida a la Fuente del Sapo es una prueba distinta y en gran parte es gracias al circuito tan variado y duro del que constan sus casi 9,5 km. Se acumulan 165 metros positivos aunque hay que decir que que casi todo este desnivel se asciende hasta el 5,7 km donde terminamos con una rampa de de casi 30 metros en poco más de 300 metros.

Primer tramo, aprox 1 km, asfalto por el pueblo.

Tras un primer kilómetro dentro del pueblo, el resto de subida se realiza por terreno de arena y piedra muy irregular. Llegando al 4,7 km comienzan las "Tierras negras", un tramo de piedra muy oscura de aproximadamente 500 metros que termina con la primera de las dos grandes subidas donde no podremos hacer dos pisadas iguales por lo dispar del terreno.

          

Comienzo de las "Tierras negras"

Tras esa primera subida tendremos una fuerte pendiente que dará paso a la segunda gran subida donde prácticamente habremos acumulado todo el desnivel de la prueba. De ahí y hasta que entremos en el pueblo tendremos casi 4 kilómetros para dejarnos caer, si nos quedan piernas, mejorando un poco el ritmo medio de la primera parte. Intentad guardar algo de aliento para esta última parte que es donde suelen decidirse los puestos importantes. 

Tenéis el perfil y el track disponibles en  la web del cronometrador de la edición XXIII de la Subida a la Fuente del Sapo, pinchando aquí.